Archivo de la etiqueta: aniversario

10 años de Tomate

En un lugar de Extremadura,
de cuyo nombre no quiero acordarme,
hace 10 años que nacía un blog de los de gracejo en astillero,
ironía antigua, ingenio flaco y humor corredor.
Una olla de algo más gazpacho que salmorejo,
ensalada las más noches, queso y apio los sábados,
con sal los viernes, algún cebollino de añadidura los domingos,
consumían las tres partes de su Sombra…

8 años

Hoy se cumplen ya 8 años de vida de este Tomate, aunque los dos últimos solo han sido de supervivencia.

Siete años

Cristo de los TomatesQuien me presta una escalera
para subir al estrado
para celebrar los siete años
de esta página tomatera.

Oh, esta saeta para cantar
al gigante de los tomates
siete años con ironía en las manos,
siempre para burlarse.

Balar del pueblo y rebaños
que todas las primaveras
anda escribiendo unas letras
para celebrar su cumpleaños.

Cantar de la web mía
que echa flores
al tomate de la agonía
y es la fe de mis trolles.

Oh, no eres tu mi cantar
no puedo cantar, ni quiero
a ese tomate fulero,
sino el que alguna vez fue audaz

Oh, no eres tu mi cantar
no puedo cantar, ni quiero
a ese tomate embustero,
sino el que fue salaz

6 años

Fue un día como ayer pero de hace 6 años cuando nació este Tomate.

Cinco, por el culo te la hinco

Paso 1:

Paso 2: pon una vela en forma de 5 sobre la tarta.

Paso 3: apártate un trozo de tarta y cómetelo.

Paso 4: deja en los comentarios el resto de la tarta para compartir con los demás.

Paso 5: ale, otro año más que ha cumplido y celebrado este blog.

Four years old

Imagen

¡Tres años, colega!

Chicho Terremoto Tomate

Ya tengo dos añitos

Ya he aprendido a subirme y bajarme solito los pantalones, y hago pipi yo solito en el orinal, aunque yo quiero hacerlo como papa en el cuarto de baño, pero no llego.

Ya digo palabras juntas y se decir: ‘No gusta”, “No voy” pero la que más me gusta es: “No quiero, …, no y no!!”

No me gusta que me pellizquen los mofletes, y menos mi nana por eso yo le digo “Tonta y fea”!!

Tomate bebe

Estoy suficiente rato de pie como para poder pegarme con otros niños. Si ellos me pegan yo les muerdo, empujo y tiro de los pelos.

Ya soy capaz de patear a la pelota, incluso a algún culo.

Sigue leyendo